mercredi 24 septembre 2014

"A veces las historias no tienen un final feliz, hay que buscar alternativas para sobrellevar un silencio que empieza a calarte los huesos. A veces, llega tan hondo que te fractura el corazón, al más mínimo recuerdo. Pero ahí están las personas que como tú: irumpen de repente con cazerolas y sartenes para contrarestar ese silencio...una vez más...como en los viejos tiempos y a pesar de todo. Hasta que pueda coger fuerzas para volver a ser un adicto a los finales felices y a luchar para que los sueños se hagan realidad. Gracias, especialmente a ti, por haberte escondido cuando te espanté, en vez de desaparecer. Ahora no sé qué sería de mi, sin mi Ángel guardián".
- Cuando se vuelva a presentar la oportunidad...esta vez...no escatimaré en sueños por miedo a que me hagan daño. Porque nunca podremos llegar a comprender el mal que le pueden ocasionar a la otra persona. Una pena, dárnos cuenta cuando es demasiado tarde.

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire